7 síntomas que indican que es el momento de pasar de trabajador a emprendedor


9 Octubre, 2016 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog,Emprendedores,Sin categoría


De trabajador a emprendedor
El espíritu empresarial no es fácil. Es arriesgado, es estresante y la tasa de éxito de nuevas empresas realmente es desalentadora. Entonces, ¿por qué las personas se convierten en empresarias y emprendedoras? Por lo general, es porque nos encontramos con que simplemente trabajando en un empleo no es suficiente. Nos apetece desafiarnos a nosotros mismos para poner a prueba nuestras ideas y tener el control.
o
Muchas personas fantasean con poseer y gestionar su propio negocio pero prefieren esperar eternamente y no se arriesgan. Se necesita una cierta desesperación para actuar por tu cuenta. Te preguntas si estás listo para hacer el cambio. Nosotros te decimos que antes de hacerlo, tendrás que tener en cuenta algunas señales para entender si debes pasar de trabajador a empresario.

1. Eres un apasionado de tu trabajo pero no de tu empleo.

Te gusta tu trabajo porque las funciones que desempeñas son las que te formaste. Has trabajado muchos años y eso ha sido gratificante, pero nunca has sido un apasionado de tu trabajo real. Tienes tus propias ideas sobre lo que harías para convertir tu trabajo en una empresa de enorme éxito, y has ido almacenando buenas ideas durante los últimos años que no has compartido con tu jefe.
No dejes tus ideas sin explorar.

2. Estás cansado o cansada de pensar en ello.De trabajador a emprendedor

Muchos trabajadores y trabajadoras sueñan estar a cargo de su equipo y con seguir sus propias reglas. Soñar es suficiente para la mayoría de la gente. Sin embargo, si estás resentido de tus propios sueños empresariales porque no has hecho nada al respecto, en ese caso el trabajo tradicional nunca va a satisfacer tus exigencias. Es hora de arriesgarte.
Desde luego el logro de tus sueños no se puede conseguir desde la comodidad.

3. Quieres ayudar a los demás.

Si hay una cosa que separa a los empresarios individuales con éxito de los demás es el placer que sienten con la construcción de un equipo y dar oportunidades a otros. La creación de empleo es una de las responsabilidades más grandes y gratificantes de la iniciativa empresarial.

Darle a alguien un trabajo genera una sensación indescriptible. Si no quieres sentirse responsable del éxito de tu equipo sigue en tu cubículo.

4. Tienes apoyos.

Dame Anita Roddick, la fundadora del gigante de cosméticos The Body Shop, una vez dijo que, “Nosotros los empresarios somos solitarios, vagabundos, personas mal intencionadas. El éxito es simplemente una cuestión de encontrar y rodearnos de esas almas de mente abierta que pueden gestionar nuestra locura y utilizarla bien“.

Algo que mucha gente no entiende sobre el espíritu empresarial es que nadie puede hacerlo solo. Es necesario que te cubran las espaldas mientras estás fuera arriesgando todo para lograr tus objetivos. Puede ser tu pareja, un padre, o un inversor comprometido.

Asegúrate que vas a tener  alimento, un refugio y un hombro en el que llorar mientras emprendes.

De trabajador a emprendedor5. Tienes una gran idea.

Se necesita algo más que voluntad para ser un gran empresario. Uno tiene que tener algo que vender, y más vale que sea una mejora sobre lo que ya está disponible en el mercado. Steve Jobs podría haber pasado todos sus años desarrollando videojuegos para Atari, pero tenía una visión y quería hacer un ordenador personal accesible y atractivo para todos. Eso fue lo que le hizo tener éxito donde otros fracasaron.

Tienes que preguntarte si tiene sentido complicarte la vida. Lo que escondes tiene que ser muy bueno.

6. Tienes un plan.

Las grandes ideas son estupendas pero no te llevará a ningún lugar si no tienes un plan para ponerlo en marcha. En eso te ayudamos nosotros, además de para buscar un socio, necesitarás un estudio de mercado cuidadoso, previsión y financiación. En nuestro blog te informaremos sobre ello. Necesitas un plan sólido, y realista.

Sin un plan ólvídate de emprender.

7. Tienes un plan B.

Una gran cantidad de empresas nuevas fracasan, la mayoría de ellas, de hecho. No importa si tienes una estrategia perfecta, incluso los empresarios más exitosos no lo suelen conseguir en su primer intento. No tengas miedo al fracaso, prepárate por si te llega y serás libre.

Cúbrete las espaldas.

Comentarios
CLOSE
CLOSE