Si tienes la riqueza, apóyame