El negocio de la chatarra en España


16 mayo, 2019 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog



Hoy en día los emprendedores buscan cualquier ámbito de trabajo para poder desarrollar un negocio con éxito. La chatarra en Alicante, por ejemplo, nos sirve para demostrar que cualquier sector puede ser rentable si se sabe cómo explotarlo. Y que el de la chatarra es un negocio estigmatizado y que, en realidad, se trata de un nicho de mercado muy interesante.

El negocio de la chatarra

Tendrían que cambiar muchos prejuicios que existen al respecto. Para empezar, el volumen comercial que tiene consigo es mucho más grande de lo que se puede pensar. Según datos de hace un par de años, en España la chatarra mueve un total de 7000 millones de euros, una cifra sorprendentemente potente.

Principalmente el negocio se encarga del reciclaje de las piezas férreas y no férreas. A partir de ahí, buscan ver cuáles se pueden utilizar, reaprovechar y de qué forma se les puede dar una salida comercial.

En el fondo se trata de un negocio que es muy útil a nivel ambiental. Y es que si lo piensas no deja de ser otra forma de fomentar el reciclaje o la reutilización. Por lo que no solo tiene posibilidades actuales de negocio. También puede convertirse en una interesante referencia para futuros años, cuando exista una mayor conciencia de reciclaje.

Esta es una actividad que se incrementó o que vio un estallido con la crisis de 2008, momento en el que la reutilización o el reciclaje entraron a formar parte en muchos negocios del sector. Y, además, mucha gente tuvo que buscar otros mercados de trabajo, como es el caso.

El tipo de beneficios que pueda generar siempre depende de varias cosas. Por un lado, tienes que saber adecuadamente qué vender como chatarra y qué no. Esto implica conocimientos y experiencia en el ramo.

Luego, hay que pensar también en el precio que le vas a poner a cada elemento. Dependerá siempre del valor actual que tengan los diferentes metales en ese momento en el mercado internacional.

Generalmente es un negocio muy ligado directamente con la construcción, lo que hizo que, también después de la crisis, sufriese una fuerte remodelación. En la actualidad, nuevamente, se ha consolidado como una opción interesante siempre en las zonas en las que la construcción todavía está a la orden del día. Por ejemplo, en zonas de puerto o muy turísticas, más alejadas de los espacios interiores del país.

En conclusión, también dentro de la chatarrería existen emprendedores que pueden sacar adelante su negocio y aprovechar los cambios que hay en el sector o las perspectivas de futuro. Como ves, en cualquier ámbito se puede alcanzar el éxito si se trabaja adecuadamente y si se tienen ideas que realmente aporten valor o diferencia