Emailing, la mejor estrategia para llegar a tu público objetivo


3 Abril, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog,Social media



El correo electrónico con fines comerciales o lo que normalmente hemos llamado mail marketing es una de las herramientas más poderosas y asequibles que existen a disposición de emprendedores. Dada su efectividad, debemos extremar las precauciones para que no se convierta en un agujero negro en el que invertimos recursos sin obtener ningún retorno. Hemos trabajado en el tema y hemos seleccionado una serie de consejos y trucos que debemos tener en cuenta para asegurar que con nuestros correos atraemos, convertimos y fidelizamos clientes.

Si vas a enviar un correo, un dato obvio a tener en cuenta es la lista de nombres y direcciones de correo electrónico que van a recibirlo. Detrás están los potenciales clientes que van a recibir una comunicación desde tu negocio anunciando algo que va a interesarles y con una perspectiva clara de pinchar en el enlace que les lleve al producto, servicio o contenido que estás anunciando. Muy importante, atentos a la normativa envíos email marketing que todo emprendedor debe cumplir.

Buscas que ese destinatario se sienta atraído por lo que comunicas y pinche en el enlace que le permita obtener más información. Por ello es clave el tipo de persona que va a recibir ese correo. Investiga por lo tanto dónde puedes encontrarlos. Cuidado con las listas asépticas de correos electrónicos que se venden en el mercado, nosotros recomendamos afinar mucho el tiro antes de comprar nada, como mostraremos a continuación.

En los ciclos de mail marketing que generes cada cierto tiempo (recomendamos uno al mes) deberás hacer millones de pruebas para averiguar qué es lo que les gusta a tus usuarios y pivotar cuando los resultados no sean los esperados. Las distintas dimensiones que creemos que tienes que probar son:

Segmentos de mercado: enviar un correo a una lista ciega de nombres reportará resultados muy pobres. Será más útil identificar dentro de tus listados aquellos segmentos en los que esperas obtener resultados mejores en función de la oferta específica que estás realizando. No compres ninguna lista si no vas a poder obtener información clara sobre el tipo de usuario que está detrás de cada correo electrónico. Hay herramientas en Internet que te permiten añadir información.

Ofertas: haz varios experimentos con descuentos y ofertas sustancialmente diferentes. Por ejemplo, si reduces el precio un 10%, ¿En qué volumen aumentan las ventas? ¿Llegas a cubrir el margen perdido?

Cadencia: ¿Con qué frecuencia planeas enviar correos? Quieres generar un volumen de pedidos constante y asumible y al mismo tiempo no quieres cansar ni aburrir a nadie. Puedes construir modelos de respuesta que te permitan predecir los volúmenes de llamadas que van a generar tus correos. Experimenta con los tiempos porque eso es vital para tener a tu cartera de receptores bien cuidada.

Durante las pruebas, elige con cuidado el tamaño de la muestra. Si te vas a un tamaño muy grande el estudio puede quedar distorsionado y ser muy costoso. Tienes que encontrar un equilibrio porque si la muestra es demasiado pequeña los resultados pueden no ser estadísticamente válidos.

Si vas a hacer pruebas, tendrás que hacer una analítica completa de los resultados que te presenten. Tendrás que entender perfecta la métrica de tus pruebas. Es bueno tener una tasa elevada de respuestas y aperturas de tu campaña de mail, pero atiende a los usuarios que pinchan en los enlaces y a las solicitudes de baja de correo.

Por último, ante cualquier duda, recurre a expertos en la materia. Es una herramienta muy sensible que debe saber gestionarse o se puede volver en tu contra.

¿Qué te falta? Usuarios y una buena plataforma. De lo primero te encargas tú, de lo segundo te recomendamos varias plataformas de email marketing españolas.

Comentarios