¿Eres emprendedor y tienes que lidiar con los bancos? Pasa por ventanilla y te ponemos al día


20 Febrero, 2013 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog


Al parecer los bancos son nuestro talón de Aquiles ¿Conoces emprendedores que han intentado encontrar financiación suficiente para poner en marcha su proyecto y ahí ha terminado su sueño? Hemos preguntado a varias expertas en banca sobre las posibilidades con las que contamos todos los que queremos salir adelante a través de un préstamo u otros modelos de financiación y como conclusión general nos quedamos con que hay posibilidades, hay alternativas y por lo tanto, hay esperanza.

En términos generales y con respecto a las posibilidades de financiarnos hay disparidad de opiniones. Por un lado, unos nos cuentan que el grifo está bastante cerrado para obtener préstamos. Del otro, hay quien nos comenta que la bajada de los tipos de interés de los últimos meses ha incrementado tanto la demanda como la disponibilidad de créditos. Si acudes a un banco a pedir un préstamo ahora mismo contaríamos con las siguientes posibilidades en función de la cantidad solicitada:

Cantidades de hasta 50.000 euros: se otorgan mediante préstamos personales (con aval personal).

Cantidades superiores: se otorga mediante garantía real (principalmente hipoteca).

Como todos sabemos, los bancos lo miran todo. Nos reciben mejor si solicitamos la financiación a través de una sociedad limitada o anónima, si el capital social constituido para la creación de la misma es significativo y si contamos con las propiedades suficientes para responder de cualquier imprevisto.

Sin embargo, si la financiación tradicional es más o menos complicada, todos coinciden en que hay varias alternativas bastante interesantes en la actualidad que generan ventajas tanto a una como a la otra parte. Vamos a repasarlas y sin duda a recomendarlas.

Con intervención del sector público se observan varias alternativas:

1. Préstamos ICO (líneas ICO empresas y emprendedores 2013). Al parecer, funcionan. El ICO concede préstamos (a través de tu banco o caja) a tipos de interés más atractivos que los que ofrecen el mercado. El ICO exige entre otros requisitos que estés al día tanto con la Seguridad Social como con Hacienda. Por la experiencia de nuestras expertas, esta línea de financiación está funcionando bastante bien en la actualidad.

2. Sociedades Públicas de Garantía Recíproca (como por ejemplo, Avalmadrid). Estas sociedades consiguen avalarte a cambio de una cuota anual. Con este aval acudes al banco y este te recibe con con los brazos abiertos porque es la propia Sociedad la que responde en caso de incumplimiento.

Sin intervención del sector público dos posibilidades:

1. Leasing: el banco compra un bien (mueble o inmueble) que tú eliges y que te lo alquila a través de unas cuotas pactadas. Sobre este bien tendrás a su término una opción de compra. El bien sobre el que se realice el leasing debe estar afectado a una actividad empresarial. El plazo mínimo del contrato es de dos años (mobiliario), y de diez para el caso de inmuebles. Entre sus principales ventajas (a) se financia hasta un 100% de la inversión, (b) dispones del bien inmediatamente, (c) es un gasto deducible, (d) no supone un endeudamiento y (e) el pago del IVA se prorratea.

2. Renting: el banco arrenda un bien mueble o inmueble al cliente además de otros servicios inmobiliarios. Hay varios tipos (tecnológico, inmuebles, de vehículos…). Sobre este tipo de contrato no existe opción a compra. Los gastos incluidos suelen ser los del seguro así como los de reparación y mantenimiento. Entre sus principales ventajas se encuentra que (a) no inmoviliza recursos de la empresa, (b) no exige inversión, (c) es un gasto deducible, (d) se eliminan costes variables por un coste fijo mensual

Y si no ya sabes, búscate un socio o colaborador (ya sabes donde), compartir los riesgos y a por ello 🙂

Comentarios