7 maneras de ganar más respeto a la hora de emprender


12 Enero, 2016 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog,Estrategias de crecimiento,Sin categoría


respeto para emprender

En el momento de emprender es imperativo que las personas con las que trabajas respeten la filosofía de negocio que persigues con tu proyecto. El respeto se debe ganar y tu equipo debe respetar tus hábitos de trabajo, tu modo de comportarte o tu capacidad para cerrar un acuerdo. Hay mucho trabajo. Si puedes ganarte el respeto de los que te rodean, habrás avanzado mucho. Si tus clientes, tus compañeros y tu entorno te respetan, vendes más.

Aquí os traemos algunos consejillos para ayudarte a conseguirlo a la hora de emprender. Montar un negocio requiere que seamos nuestra mejor versión, y eso se refleja en todo, sobre todo, en nuestra actitud.

1. Sé amable.

Es muy recomendable ser amable con todos los que conoces durante el día, con tu pareja, con tus hijos o con tus compañeros de trabajo. Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando estás teniendo un mal día. Pero si te gusta ser tratado con respeto, lo mismo les ocurre a los demás. Tratar tal y como te gustaría ser tratado es el objetivo. Ser amable es un recurso muy rentable a la hora de emprender. 

Busca acciones en las que puedas ofrecer tu cortesía. Abre la puerta del bar a la persona que tienes detrás, deja pasar a la señora que va detrás en el supermercado. Si es posible, sonríe y dí por favor y gracias siempre que te sea posible. Transmitirás buen rollo, y esa es una de las mejores palancas para aumentar ventas.respeto para emprender

2. Utiliza la Ley de respeto.

Elimina las conductas no respetuosas como ignorar a la gente con tu móvil o cotillear sobre alguien. Este tipo de conductas disuaden o impiden participar o resolver problemas y generan hostilidades que pueden llegar a ser permanentes. Fomenta un ambiente de escucha respetuosa.

Todo el mundo merece ser escuchado, incluso si no estás de acuerdo con las ideas u opiniones de otros. Considera cómo te gustaría ser tratado si tienes algo que decir, especialmente si hay un problema que resolver.

3. Escucha bien.

Escuchar es un proceso activo, no pasivo. Muy a menudo en las conversaciones de hoy se pierden los mensajes porque tenemos la cabeza en mil sitios a la vez. Si crees que puedes aprender algo de la persona que tienes delante, haz preguntas que estimulen que se venga arriba y que siga hablando. Cuando se practican habilidades de escucha eficaces conseguirás que los demás se sientan importantes y válidos. Escucha a todos y sobre todo, a tus clientes.

4. Sé útil.

La gente gana respeto cuando siempre está dispuesto a echar una mano cada vez que te necesitan o tienen la oportunidad de ayudar. Busca oportunidades para ayudar en situaciones que anteriormente habrías pasado por alto. Asume la responsabilidad y hazlo sin esperar que alguien te pida ayuda. Es importantísimo ser útil en el momento de emprender.

5. No abuses de las excusas.

Tus acciones se basan en tus elecciones, y salvo alguna circunstancia imprevista , no hay razón para excusas. Eres dueño de tus acciones. Si llegas tarde es probablemente porque no manejas su tiempo con eficacia. Si no terminas un trabajo, lo más probable es que te quedaste atrapado haciendo tareas innecesarias.

6. Deja de lado la ira.

Aferrarse a la ira o al rencor únicamente te hace daño a ti mismo. Permítete estar cabreado o cabreada durante un momento, y luego vete más allá para rectificar esta situación porque de lo contrario estarás dando alas a la ansiedad y al estrés. Intenta recuperar la gracia con un nuevo objetivo positivo. Perdona y después olvida.

7. Debes estar dispuesto a cambiar.

Ser obstinado no te llevará a ninguna parte. Darse cuenta de que el proceso de evolución incluye cambios es imprescindible. Haz un esfuerzo para crecer como persona; aprender nuevas habilidades, prueba nuevas actividades, y sobre todo, reexamina tus comportamientos automáticos.

Y una canción para empezar con alegría la mañana 🙂

 

Comentarios
CLOSE
CLOSE