Multiplica el factor confianza en tu organización


24 noviembre, 2014 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog,Estrategias de crecimiento,Comenzar un negocio,RSC


Sentimientos de Lego

Las últimas encuestas internacionales afirman que el 60% de los trabajadores preguntados carecen de confianza en sus respectivas empresas. Además, la confianza en los jefes ha disminuido desde el año pasado. Un emprendedor es además de jefe es un líder y necesita un equipo cargado de motivación para el éxito del negocio. En este post os mostramos 10 maneras de mejorar la confianza dentro de una empresa en la gestión de los empleados.

 

1. Involucra a tu equipo en las decisiones que les afectan directamente.

Los empleados no quieren quedarse en la oscuridad mientras se toma una decisión que les afecta. Si existen departamentos específicos directamente involucrados en una decisión, tienes que incluir a sus miembros en el proceso. Nuestro consejo, cuando te encuentres en el proceso de toma de decisiones celebra una reunión con tu personal para que puedan expresar sus inquietudes e ideas.

2. Presta mucha atención a las relaciones.

En muchas ocasiones un empleado renuncia por su jefe. Un estudio publicado en enero de este año descubrió que el 37 por ciento de los empleados encuestados querían dejar sus puestos de trabajo por la mala opinión que tenían sobre el desempeño de su jefe.

Para mejorar la confianza, tener buenas relaciones entre empleados y gestores es una prioridad. Alienta a tu equipo (sobre todo por arriba) para que tengan una comunicación transparente y ayuda a tu personal cuando sea necesario.

3. Confía en tus empleados en cualquier nivel de la organización.

La confianza debe ser correspondida en el propio lugar de trabajo. Si una empresa quiere que sus empleados confíen en sus jefes, esa confianza debe mostrarse en sentido contrario. Para generar confianza, otorga autonomía a tu equipo para participar en la toma de decisiones. Si ellos se dan cuenta que pueden aportar ideas, van a ser más propensos a confiar en su jefe.

4. Proporciona comentarios constructivos.

Los empleados ejercen un mejor desempaño cuando sus jefes les aportan una visión constructiva de su trabajo. No te dediques por tanto a castigar a tu equipo cuando se equivoca sino a defenderlos y a decirles qué tienen que hacer para mejorar. Si por ejemplo un colaborador te dice que se le ha pasado una fecha, no lo castigues inmediatamente. Pregúntale que le ayudaría a evitar ese error en el futuro.

5. Sé consistente.

Nunca utilices el recurso de crear expectativas ambiguas que luego no se transforman en nada. Esto sólo causará confusión y crea muchísima desconfianza entre el personal. Si prometes un ascenso, cumple. Si no lo haces, tienes un potencial desertor de tu proyecto.

6. Recompensa adecuadamente los logros conseguidos.

Los logros de tus empleados y de tus equipos no deben pasar desapercibidos en un lugar de trabajo. Si no lo valoras, ellos se sentirán infravalorados por su empleador y la desconfianza aumentará. Si un empleado consigue un nuevo cliente, ofrécele un bonus públicamente para reconocer su duro trabajo.

7. Proporciona a tus empleados los recursos necesarios.

Los empleados quieren siempre cumplir de forma responsable, pero si no les proporcionamos los recursos necesarios, comenzarán a perder la fe en la capacidad de nuestra empresa para lograr sus propios objetivos. Si por ejemplo un trabajador dice que su ordenador va muy lento, encuentra la manera de solucionarle el problema.

8. Marca los valores de tu empresa y consigue que se adhieran a ellos.

Toda organización necesita un conjunto de valores de cara al cliente y al empleado. Establece las tuyas e involucra a todo tu equipo en su cumplimiento.

9. Promueve la transparencia.

La transparencia lo es todo. Y eso implica que un jefe defienda a su equipo y reconozca los fallos que haya cometido. El proceso de toma de decisiones debe fluir en vertical desde el comienzo hasta el final de la cadena.

10. Crea una cultura de comunidad.

En mi experiencia, los lugares de trabajo que promueven un ambiente de colaboración pueden lograr más que los que tienen entorno competitivo. En lugar de centrarte en las jerarquías organizacionales, estimula a los administradores a trabajar junto con los empleados. Esto fomentará vínculos más estrechos entre los trabajadores y la dirección.

Comentarios
  1. JOSE MORENO DIAZ dijo el 29 noviembre, 2014 22:09:

    Como siempre, siendo punteros entre las muchas asociaciones y sociedades que se mueven por la red dando consejos.

    Enhorabuena amigos!