Cómo cuidar los detalles de tu marca de moda


27 mayo, 2019 Facebook Twitter LinkedIn Google+ blog



La innovación y el diseño están de moda. Es el momento de emprender, de crear una marca propia y de enseñarle al mundo todo el talento que tienes. Sin embargo, hay un problema evidente, que si estás empezando lo más probable es que no cuentes con todos los fondos necesarios para encargarte de todo. El almacenaje, por ejemplo, puede entrañar un gran inconveniente. Por suerte, ahora puedes contar con la ayuda de marcas como Printful.

Los duros inicios en el ámbito textil

El mundo de la moda tiene una gran competencia, es especialmente reñido y puede resultar muy costoso en sus inicios. Las grandes marcas copan el mercado y los pequeños emprendedores se enfrentan a severas dificultades de logística, y tienen la misión de cuidar los pequeños detalles hasta la saciedad.

Un ejemplo está en el etiquetado. Resulta decisivo tener una etiqueta propia. ¿Por qué? Principalmente por imagen y marca. Piensa que si alguien compra una camiseta con un diseño tuyo y se encuentra con que la camiseta es de otra empresa, siempre se crea una sensación rara. Pierde parte de personalidad y de profesionalidad tu trabajo. Por tanto, hay que cuidar debidamente todo el proceso.

Por otro lado, muchas veces a la hora de crear una colección o de estampar un diseño nos topamos con el problema de la limitación de espacio. Al final, generalmente, se hace solo en camisetas. Y esto siempre es un límite muy significativo para muchos creadores.

Así mismo, se produce un raro efecto. Cuesta mucho empezar a crear una marca de ropa que tenga relevancia y, precisamente por ello, mucha gente no se anima a hacerlo. De ahí la utilidad de empresas como Printful y sus etiquetas de ropa personalizadas que pueden solucionar muchos de estos problemas.

Un web a tu medida

En Printful puedes encontrar una empresa que se encarga del almacenaje y que te permite estampar tus diseños en todo tipo de prendas. Vestidos, mochilas, etc. La propia empresa se ocupa de la impresión y de la elaboración, así como del almacenaje.

De esta forma, basta con que alguien conecte directamente con tu tienda online para que, de esta manera, el envío se gestione automáticamente. En otras palabras, se encarga de todo el proceso de logística por ti.

Como ves, te resuelve buena parte de los problemas más naturales que se tienen al emprender en un negocio textil, lo que te proporciona una oportunidad competitiva de posicionarte como una referencia en el sector.

En conclusión, los inicios en el sector textil siempre pueden ser difíciles si no sabes cómo llevarlos a cabo. El etiquetado propio o un sistema de almacenaje pueden ser algunos de los elementos que te ayuden a presentarte con profesionalidad y con eficacia en este sector.