For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Cómo realizar un presupuesto de ventas siendo autónomo o freelance

Cómo realizar un presupuesto de ventas siendo autónomo o freelance

Ser autónomo o freelance es el primer paso para lanzarse a lo grande en el mundo de los negocios. Se trata de hacer lo que nos gusta o lo que mejor sabemos hacer y de ese modo ir creciendo hasta formar una pequeña empresa que puede convertirse en algo grande. Para ello nos ayudaremos de un presupuesto de ventas.

Uno de los mayores desafíos que se pueden presentar para este tipo de profesionales es hacer un presupuesto de ventas, tanto los que se presentan a clientes como los anuales que permiten determinar los beneficios durante el año. Todo esto suena mucho más sencillo decirlo que hacerlo pues es más que plasmar números en un papel. Se trata de una operación detallada en la que estos deben encajar a la perfección. Veamos cómo hacer un presupuesto para clientes y un presupuesto de ventas anual acertado. 

Cómo hacer un presupuesto de ventas para clientes

Un presupuesto es uno de los documentos clave para un autónomo o un freelance, especialmente cuando vendes servicios y tus precios no son cerrados, sino que dependen del tiempo invertido en los proyectos, por ejemplo. Lo que no debemos olvidar es que un presupuesto de ventas ejemplo para clientes es una potente herramienta que servirá como carta de presentación, ya que es la primera toma de contacto con un cliente. Así que, la forma en la que se presente, puede hacer ganar un cliente o perderlo. 

Ya no depende tanto del precio que se oferte, sino de lo que se ofrezca, y de cómo esté el presupuesto realizado. Hay que tener en cuenta que cuantos más detalles se incluyan, más apariencia profesional tendrá y más parecerá que se ofrece por menos dinero. 

¿Qué tener en cuenta al hacer un presupuesto de ventas para clientes?

Viendo la importancia que tiene un presupuesto de ventas, hay que tener en cuenta unos conceptos claros a la hora de realizarlo. Por ejemplo: 

  • Ten muy en cuenta la presentación. Debe verse limpio, sin muchos números ni letras acumuladas. Debe incitar a leerlo de manera sencilla y rápida. 
  • Equilibra gastos, horas de trabajo y recursos consumidos con el margen de beneficio que quieres tener en cada proyecto. 
  • Personaliza los presupuestos en base a lo que el cliente pide, cuando lo pide y cuánto pide. No es lo mismo hacer un trabajo urgente para el cual debes paralizar otros y acelerar. Tampoco se suele cobrar lo mismo por un trabajo puntual que por uno que se alarga en los días o los meses. 
  • Aunque hablar sobre el precio que se debe estipular en un presupuesto daría para mucho, hay que tener presente que: 

  1. Debe cubrir costes. Aunque sea un servicio, hay que tener presente que el tiempo invertido vaya en relación al precio que se cobra a un cliente. Hoy día hay muchos autónomos que se dedican al marketing digital, los servicios e-commerce y otros. Que sea algo no físico no significa que no implique tiempo y recursos. 
  2. Margen de beneficio. También hay que tener en cuenta el coste de los recursos empleados para el trabajo en particular. Es necesario definir un margen de beneficio de ellos, además del proyecto. No obstante, cada profesional decidirá si hacerlo o no, todo ello basado en la relación que se tenga con el cliente y si los costes son tan bajos como para obviar este punto. 
  3. Precio de mercado. Aunque cada cual estipula los precios, hay que investigar cuál es el precio de mercado para cierto producto o servicio. Analizar los precios de la competencia, así como cuánto están dispuestos a pagar los clientes, puede determinar el precio de tu presupuesto. 
  4. Promociones. Es posible incluir promociones en los presupuestos. Esto hará aún más atractiva la oferta y atraerá a los clientes. 

Evita poner un precio demasiado bajo con el fin de captar el cliente. Esto puede ser incluso perjudicial, ya que el propio cliente podría pensar que el trabajo no es de calidad o que no eres un profesional que valoras tu trabajo y a ti mismo. 

Y en el lado contrario, están los precios demasiado altos. El cliente puede tomarlo como que te quieres aprovechar de él y perderlo. Si marcas un precio más alto que el resto de la competencia, debes justificar ese incremento en el presupuesto de ventas, añadiendo algo diferente que el resto no hagan. 

¿Qué debe incluir un presupuesto?

Ahora que ya sabemos lo que tener en cuenta a la hora de realizar un presupuesto, veamos los datos que este debe incluir. 

  1. Datos de la empresa. Si no existe un nombre de empresa, el presupuesto de ventas debe incluir los apellidos, nombre y NIF del que presta el servicio. También el domicilio fiscal y el teléfono o correo electrónico. 
  2. Datos del cliente. En lo que se refiere al cliente debe incluir nombre y apellidos, DNI o CIF y su domicilio. 
  3. Concepto. En este apartado se detalla qué se presupuesta y la cantidad. 
  4. Importe. Debe desglosarse cada paso, es decir, la base imponible de cada servicio o producto, la suma sin IVA, el porcentaje de IVA que se aplica y el importe total resultante de la suma de todos. 
  5. Forma de pago. Es mucho mejor ofrecer distintas formas de pago pues esto abre puertas para más tipos de clientes. Por ejemplo, los más mayores prefieren el pago en efectivo, mientras que los jóvenes usan plataformas de pago como Bizum o Paypal. Lo que sí es recomendable, especialmente en el caso de cantidades considerables, es que se cobre una parte por adelantado, que bien podría ser la mitad o un tanto por ciento. Es una manera de cubrirse la espaldas y dejar el presupuesto en marcha en cierto modo. 

¿Y el presupuesto de ventas anual?

Todo freelance o autónomo debería hacer un presupuesto de ventas anual, tal y como hacen las pequeñas, medianas y grandes empresas. Este tipo de presupuesto no es para presentarlo como un plan de negocio, sino que es una herramienta personal que puede complementarlo, pero que persigue un objetivo distinto. 

El presupuesto de ventas anual, te ayuda a determinar tus necesidades: 

  • Comerciales. Si necesitas o no captar más clientes, adaptar el precio de tus proyectos y cuáles de estos te interesan más. 
  • Gastos e inversiones. Tener muy presente de cuánto dispones para determinar qué te puedes permitir y qué no. 
  • Estratégicas. Pensar en la rentabilidad de tu actividad, así como en herramientas para crecer y mejorar. 
  • Personales. ¿Consigues el salario que quieres para el estilo de vida que tienes?

No hay duda de que tener una respuesta a estos puntos es clave para seguir o no desarrollando nuestra actividad. ¿Qué debería incluir entonces un presupuesto anual de ventas?

  • Pocos detalles. Es mejor trabajar en grandes líneas, ya que plasmar cada pequeño gasto o ingreso solo aporta complejidad y dificultad para hacer un seguimiento. 
  • Indicadores que ayuden a comprender el importe. Los conocidos KPIs. 
  • No mezclar con asuntos personales, solo datos profesionales. 
  • Presupuesto de ventas y gastos. 

Con esta información, ya cuentas con todo lo necesario para realizar un presupuesto de ventas personalizado a ti y tu negocio. Ponte manos a la obra, y si necesitas ayuda, siempre estamos a disposición para ayudarte en todo lo que necesites ¡No olvides pasarte por el blog de Entresocios.es donde te contamos muchas más gestiones interesantes y necesarias!

No te pierdas: Tienen derecho los autónomos societarios a paro




Categorías del blog




Top